Ácido hialurónico para el dolor de rodilla

El ácido hialurónico es una conocida sustancia derivada de la grasa de la cresta del pollo. En la actualidad, se emplea como un tratamiento muy exitoso para los problemas degenerativos en la articulación de la rodilla. La rodilla es una de las articulaciones del cuerpo más problemáticas debido a la forma que tiene, que se presta al estrés y las lesiones. En esencia, la rótula se encuentra flotando rodeada de líquido y apoyada en un anillo de músculos, ligamentos y tendones. A lo largo de nuestra vida las rodillas sufren una gran cantidad de estrés, debido a las torsiones, flexiones, saltos y todo tipo de movimientos que hacemos utilizando esta articulación. La mayoría de las personas sufrimos alguna lesión o dolor de rodilla en algún momento en la vida y muchas acaban desarrollando artritis en la rodilla cuando llegan a la edad madura. A continuación descubrirás cómo y por qué se utiliza el ácido hialurónico para tratar el dolor de la rodilla. Ácido hialurónico para el dolor de rodilla

Efectos del ácido hialurónico en la rodilla

El ácido hialurónico tiene un objetivo muy simple: lubricar la articulación. Las enfermedades en la rodilla como la artritis, una lesión o algún trauma generan su mal funcionamiento haciendo en la mayoría de los casos que el hueso frote dolorosamente sobre el hueso. La inyección de ácido hialurónico en la articulación funciona más o menos como si se tratara de añadir aceite sintético súper a un motor viejo. Las articulaciones vuelven a funcionar nuevamente sin problemas durante un tiempo hasta que el cuerpo absorbe el ácido y debemos volver a aplicar más lubricante. Debido a su naturalidad el ácido hialurónico no tienes efectos dañinos en el cuerpo, pero desaparece y debemos reemplazarlo.

Consideraciones del ácido hialurónico en la rodilla

Previamente a recibir un tratamiento de ácido hialurónico para el dolor de rodilla pueden ser necesarias otras vías. Seguramente el primer paso será una revisión profesional donde un especialista pueda hacer un diagnóstico ayudándose por una tomografía por resonancia magnética de la rodilla para dar con el problema exacto. Una vez realizada esta prueba, el médico te informará si el tratamiento con ácido hialurónico es adecuado para tratar tus dolores o si por el contrario, necesitas otro tratamiento. El diagnóstico del especialista es de vital importancia antes de tomar cualquier decisión acerca de recibir estas inyecciones ya que puede ser que en ciertos casos no funcione. No es recomendado este tratamiento bajo ninguna circunstancia por alguien que no sea un profesional médico.

Ácido hialurónico para la rodilla

Tratamiento de ácido hialurónico en la rodilla

Después de que otros tratamientos como la terapia física o el uso de corticosteroides no hayan tenido éxito, tu médico puede aprobar el uso de ácido hialurónico y programará una serie de inyecciones en el calendario. Normalmente, se programa una inyección a la semana durante cinco semanas. El ácido hialurónico es inyectado directamente en la articulación. Las inyecciones pueden ser doloras y algo molestas. Se recomienda evitar las actividades pesadas en las 24 a 36 horas después de cada inyección. Generalmente el paciente experimenta alivio deel dolor durante aproximadamente seis meses. El precio de las inyecciones de ácido hialurónico en la rodilla es elevado así que los pacientes deben estar preparados antes de iniciar este tratamiento.

Conceptos erróneos sobre el ácido hialurónico

Una creencia equivocada sobre las propiedades del ácido hialurónico es que tiene efecto de curación. Pero en realidad, no hay cura para las enfermedades degenerativas como la osteoartritis o la osteoporosis. El único modo de evitar este tipo de enfermedades es prevenir durante el trancurso de la vida. Llevar un estilo de vida adecuado, mantener el peso ideal correcto para nuestra rodillas, comer alimentos que ayuden a fortalecer nuestros huesos, hacer ejercicio de forma regular pero sin generar tensión inadecuada sobre las articulaciones. Aunque estos consejos no son difíciles de llevar a cabo, la mayoría de las personas no los siguen y por ello, desarrollan artritis a medida que envejecen.

Sin embargo, si ya se ha desarrollado la enfermedad y existe el dolor en las rodillas, el siguiente paso es aceptarlo e iniciar un tratamiento cuánto antes. No sirve de nada sentirse culpable por no haber llevado un estilo de vida diferente. Sólo queda centrarse en el futuro y empezar por ejemplo, con el tratamiento de las inyecciones de ácido hialurónico. Tienes en tus manos la posibilidad de prevenir para que la artritis no avance y degenere más. Te ayudará perder peso con el fin de mantenerte en tu peso ideal, comer comida más saludable y seguir una rutina de terapia física para fortalecer las rodillas.

Resultado del tratamiento de ácido hialurónico

Este tratamiento resulta ser la respuesta en muchos pacientes que previamente han probado todas las demás vías para tratar de aliviar el dolor en sus rodillas. Antes de realizar una intervención quirúrgica que presenta más complicaciones, el ácido hialurónico es actualmente, una opción más al alcance de muchos pacientes. Con el uso de inyecciones de ácido hialurónico, los pacientes pueden alargar incluso, unos años cualquier intervención u operación. En definitiva, van a conseguir una mejor calidad de vida mediante el alivio del dolor y la vuelta a la normalidad en su estilo de vida.